Skip to content
Inicio arrow Endoscopia Digestiva Superior
Endoscopia Digestiva Superior PDF Imprimir E-Mail

¿Qué es la Endoscopia Digestiva Superior?

ImageLa Endoscopia Digestiva Superior es un procedimiento especializado que permite a su médico examinar las paredes internas de la parte superior de su aparato digestivo, lo cual incluye el esófago, estómago y duodeno (primera parte del intestino delgado). Se emplea un lente delgado y flexible llamado gastroscopio, el cual transmite imágenes de alta calidad a un monitor de video. Durante este estudio, el gastroenterólogo va guiando el endoscopio con suavidad para revisar cuidadosamente el interior de estos órganos. Este procedimiento también es llamado panendoscopia o esofagogastroduodenoscopia (EGD).

¿Cuáles son las indicaciones de una Endoscopia Digestiva Superior?

La Endoscopia Superior ayuda a su médico a evaluar síntomas persistentes como dolor en la parte alta del abdomen, agruras, náuseas, vómitos o dificultad para pasar los alimentos. Es un excelente estudio para encontrar la causa de una hemorragia de la parte superior del aparato digestivo.  Es el método más preciso para diagnosticar inflamación, úlceras y tumores del esófago, estómago y duodeno.

Durante una Endoscopia Digestiva Superior es común que se tomen biopsias (pequeñas muestras de tejido) para análisis posterior en un microscopio. La biopsia puede ayudar a su médico a distinguir entre una lesión benigna y una maligna (cáncer). Hay que recordar que las biopsias se pueden tomar por muchas razones, por ejemplo, las biopsias se pueden utilizar para diagnosticar la bacteria Helicobacter pylori (HP), que es la principal causa de gastritis crónica y úlcera en estómago y duodeno.
La Endoscopia Superior también se usa para tratar algunas enfermedades de la parte alta del aparato digestivo. Su médico puede pasar instrumentos pequeños a través del endoscopio y puede, por ejemplo, abrir estrecheces de algún área, cortar pólipos (tumores pequeños) o aplicar un tratamiento directo a una úlcera sangrante para detener una hemorragia.
Durante una Endoscopia Digestiva Superior en ocasiones su médico puede utilizar pigmentos especiales (cromoendoscopia) para resaltar mejor algunas lesiones o para dirigir con mayor precisión los sitios de biopsias. La cromondoscopia se emplea actualmente para detectar lesiones pre-cancerosas o lesiones cancerosas tempranas en estómago y esófago.

¿Cuál es la preparación para el procedimiento?

La única preparación para la realización de una Endoscopia Digestiva Superior excelente y segura es tener el estómago vacío. Cuando hay alimento en el estómago, éste bloqueará la visión a través del endoscopio y puede ocurrir vómito. Es importante que no coma nada ni tome ningún líquido incluyendo agua, cuando menos ocho horas antes del procedimiento. Su médico le dirá cuando debe iniciar el ayuno.

Dígale a su médico con anticipación si está tomando algún medicamento. Coméntele si tiene alguna alergia a algún medicamento o si tiene alguna enfermedad como del corazón o de los pulmones.

¿Qué sucede durante la Endoscopia Digestiva Superior?

El procedimiento se realiza en condiciones muy confortables. Al llegar a la sala de endoscopia se le pedirá usar una bata y que se quite los lentes y la dentadura postiza. Se le colocan unos cables para monitoreo cuidadoso de su presión arterial, latidos cardiacos y los niveles de oxígeno en su sangre. Es común que le pongan un catéter con oxígeno en su nariz para optimizar la oxigenación de su sangre durante el estudio. Generalmente su médico o un anestesiólogo pueden aplicar inicialmente un spray de anestesia local en su garganta. Luego le podrán aplicar un medicamento sedante intravenoso para ayudarle a relajarse. El procedimiento se realiza acostado sobre su lado izquierdo. Cuando ya se encuentra dormido, su médico pasará suavemente el endoscopio a través de su boca para revisar el interior del esófago, estómago y duodeno. La mayoría de los pacientes permanecen dormidos durante todo el estudio y no tienen ninguna molestia. La Endoscopia Superior tarda la mayoría de los casos entre 15 y 20 minutos. El paciente debe considerar de una a dos horas desde que llega hasta que sale de la unidad de endoscopia, considerando el tiempo de espera, la realización del estudio y el tiempo que pasa en el área de recuperación.

¿Qué pasa después del procedimiento?

Generalmente pasa a un área de recuperación donde continúa el monitoreo hasta que el efecto de los sedantes desaparece. Puede sentirse alguna molestia leve en la garganta y algo de distensión en el vientre debido al aire que se utiliza para la realización del estudio. Podrá tomar alimentos generalmente media hora después de que se retire de la unidad de endoscopia.
Su médico le podrá dar los resultados de la endoscopia en un reporte escrito con fotografías del procedimiento el mismo día del estudio, junto con un DVD que incluye la grabación de todo el procedimiento. Si se toman biopsias es posible que el resultado de éstas tarde varios días.

Si usted recibió sedantes, no deberá manejar el resto del día, aunque se sienta bien. Es importante que alguien acuda con usted para que lo lleve de regreso a casa. Los sedantes pueden alterar sus reflejos y su estado de alerta por el resto del día.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de una Endoscopia Digestiva Superior?

La Endoscopia Digestiva Superior es un procedimiento muy seguro. Pueden ocurrir complicaciones pero son muy raras. Estas complicaciones son menos probables cuando la endoscopia es realizada por un Gastroenterólogo con experiencia y debidamente certificado. Puede existir sangrado en un sitio de biopsia o cuando se quita un pólipo, pero generalmente es mínimo y no requiere ningún cuidado adicional. Otro posible riesgo es perforación, lo cual puede requerir reparación quirúrgica pero es extremadamente raro. Otro riesgo potencial puede ser una reacción adversa a los sedantes que se emplean, lo cual es muy poco probable;  el anestesiólogo a cargo debe estar capacitado para controlar estos eventos esporádicos.